Reciclado

Algodón reciclado

El uso de algodón reciclado reduce considerablemente el impacto medioambiental minimizando el uso de agua al no tener que regar nuevas plantas de algodón.

Tampoco se usan tintes ni químicos porque en el proceso de reciclaje se separan los sobrantes por color para transformarlos en nuevas fibras.

De esta forma se da una segunda vida tanto a restos desechados pre-consumo como a prendas post-consumo, lo que se traduce en menos residuos y menos emisiones de CO2.

Poliéster reciclado

El poliéster reciclado se obtiene a partir de plástico postconsumo y otros artículos de PET que se desechan en el contenedor de reciclaje.
Los residuos se recogen, se limpian y se trituran para convertirlos en fibra e hilo, y finalmente se tejen en telas.

Este proceso ayuda a reducir la huella ambiental al evitar la extracción de petroleo, además de ahorrar recursos y reutilizar materiales en lugar de desecharlos.

El hilo obtenido en el proceso de reciclaje presenta las mismas características al obtenido
tradicionalmente tanto en resistencia como en durabilidad.

Mostrando todos los resultados 2